Breaking

viernes, 3 de octubre de 2014

Bitcoin ¿Cuánto valen?

Pocas cosas me incomodan más como economista que me pregunten sobre cuánto vale algo, ¿Cuánto debería costar el dólar blue? ¿Cuánto debería valer el oro? Mi respuesta tiende a ser demasiado sencilla y directa como para satisfacer a quien pregunta. El blue debería costar $15 y el oro USD 1.322,10 la onza. O sea, lo que me indica internet como la cotización en el mercado al momento de escribir estas líneas. Sin embargo reconozco que para quien me pregunta mi respuesta es de muy poca utilidad como el cuento del turista, que en un paseo en globo se pierde por culpa de un fuerte viento y le pregunta a una persona que ve en la tierra "¿Dónde estoy?," para que esta le responda “En un globo”.

Por lo tanto en vez de responder con un número cuánto deberían valer los bitcoins voy a intentar explicar de manera muy sencilla utilizando algunos conceptos económicos básicos de qué depende el valor de los mismos y cómo puede cambiar este bajo diferentes escenarios.

Imaginemos un mundo con solamente dos monedas: dólares y bitcoins. Ambos circulan libremente y son utilizados para realizar diferentes transacciones. Definamos como
T el monto total de transacciones, medido en dólares, que se realizan en el mundo tanto en bitcoins como en dólares.

Supongamos que una fracción α se realiza en bitcoins y las restantes en dólares. Por lo tanto tenemos una ecuación de cambio para los dólares:
D x VD= (1-α) T,
donde D es la cantidad de dólares disponibles y VD es la velocidad de circulación de los mismos. De manera análoga podemos escribir la ecuación de cambio para los bitcoins,


E x B x VB= αT,
donde B es la oferta de bitcoins y VB su velocidad de circulación. Como el lado derecho de la ecuación está medido en dólares tenemos que multiplicar a B x VB, que está medido en bitcoins, por el precio de los bitcoins en dólares E . En criollo, E es el tipo de cambio del bitcoin. Tomando el cociente de ambas ecuaciones y despejando este precio obtenemos que el tipo de cambio de los bitcoins es:


E= α x VD x D
       __  __  ___
   1-α   VB   B

El tercer término (D/B) representa la oferta relativa de dólares a bitcoins. Cuanto mayor es la oferta de dólares en relación a la de bitcoins, y estos últimos son más escasos, más alto es el valor de la criptomoneda. Los primeros dos términos representan la demanda relativa de bitcoins a dólares.


Sobre la velocidad de circulación de los bitcoins, VB, no hay mucho que podamos decir a esta altura pero no hay nada que nos haga suponer que en condiciones normales de uso de los mismos, esta difiera significativamente de la velocidad de circulación de los dólares (la mayoría de los dólares hoy en día son virtuales o electrónicos al igual que los bitcoins) y por lo tanto podemos retirarlas del análisis.

Bajo este supuesto la demanda relativa de bitcoins y dólares depende exclusivamente de α. Si α es igual a 0.5, o sea que la mitad de las transacciones se hacen en bitcoins y la otra mitad se hacen en dólares; obtenemos que la demanda relativa es igual a 1. Cuanto mayor es esta fracción de las operaciones que se realizan en bitcoins, mayor es el valor de los mismos.

La oferta de dólares supera ampliamente a la oferta de bitcoins. Actualmente la base monetaria de los Estados Unidos supera los 3 billones de dólares contra solamente 11,5 millones de bitcoins en existencia en la actualidad (sobre un máximo de 21 millones que pueden llegar a existir). Esto nos define una oferta relativa de dólares a bitcoins cercana a los 261.000 dólares por bitcoin. Esta sola cifra llama la atención de muchos inversores y se vuelve todavía más significativa en el tiempo ya que la oferta de bitcoins es limitada mientras que la de dólares tiende a crecer exponencialmente. Sin embargo esto solo no alcanza para que los bitcoins tengan valor.

Como mostrarnos más arriba el tipo de cambio de los bitcoins no sólo depende de las ofertas relativas sino que también depende de las demandas, por el uso que se les dé. Si las transacciones que se realizan en bitcoins son inexistentes (α = 0) entonces los bitcoins valdrán exactamente lo mismo que el papel en el cual están impresos. Hoy en día, con un  tipo de cambio de 102 dólares por bitcoin, podemos estimar este parámetro en 0,0004, o sea que las transacciones en bitcoins equivalen al 0,04% de las transacciones en dólares. Este pequeño número es visto también como un buen augurio ya que representa un potencial de crecimiento enorme. ¿Debemos entonces salir corriendo a comprar bitcoins? No tan rápido.

El valor de α hoy no se soporta por los servicios de liquidez que nos provee el bitcoin. Es simplemente un reflejo de la expectativa de que los bitcoins brinden esos servicios de liquidez en el futuro. O sea, los bitcoins hoy no tienen valor porque son una buena  moneda, sino que valen porque hay gente que cree que tienen el potencial de ser una buena moneda en el futuro. ¿Pueden serlo? En mi opinión es muy difícil por distintos motivos. Empecemos: el fenómeno de sustitución de monedas es bien conocido en economía. En el pasado usábamos bienes como dinero. Caracoles, sal, plata y oro fueron utilizados como medio de pago y reserva de valor. Sin embargo, con el correr del tiempo, fueron reemplazados por dinero fiduciario (pesos, dólares, reales, euros, etc.) principalmente por las ventajas que este presenta en términos de menores costos de transacción y por el impulso que le dieron los Estados a su uso. ¿Es posible que se repita la historia y los bitcoins sustituyan a las monedas tradicionales (como estas reemplazaron al dinero mercancía) producto de su menor costo de transacción, mayor seguridad y anonimato? No, la tecnología detrás de los bitcoins puede ser adoptada por el Estado que así lo desee. El banco central de cualquier país puede crear su sistema de bitpesos, bitdollars o biteuros y hacerlos convertibles 1 a 1 con la moneda original. En este caso no serían los bitcoins los que tendrían valor si no los algoritmos que lo hacen funcionar y dado que estos son de código abiertsos, creo que sean muy difíciles replicar.

También es posible la sustitución de monedas entre distintos tipos de dinero fiduciario, un proceso que generalmente se llama dolarización, debido a que es el dólar la moneda que reemplaza a la existente. La bitcoinización (al aumento en el α) es el equivalente de una dolarización, su trabajo, Dollarization in Latin America; Gresham's Law Reverse, los economistas Carlos Rodríguez y Pablo Guidotti nos muestran cuáles son las condiciones bajo las cuales una economía tiende a dolarizarse. Lo interesante de su artículo es que la superioridad del dólar sobre el peso (o en nuestro caso del bitcoin sobre el dólar) es una condición necesaria para la dolarización (bitcoinización) pero no suficiente. La adopción de una nueva moneda es un proceso costoso y lo que encontramos es que no es la bondad del dólar la que lo hace preferible como dinero sino que la dolarización es producto del pésimo desempeño de muchas monedas por la irresponsabilidad de las autoridades monetarias domésticas. Si los bitcoins reemplazan al dólar se deberá a que el dólar se autodestruyó. Aunque este fuera el caso, todavía quedaría preguntarnos por qué serían los bitcoins la elección natural y no los euros, los yenes o los yuanes.

Otro tema que no me hace ser muy optimista sobre los bitcoins está relacionado con los mercados competitivos y los monopolios. El mercado de la emisión de dinero fiduciario que conocemos no es un mercado competitivo. Cada país tiene un monopolio sobre la emisión de la moneda doméstica y se defienden de la competencia con leyes y regulaciones que restringen el uso de otros tipos de dinero. El mercado de dinero electrónico descentralizado que generaría la adopción del bitcoin es diferente ya que habría libre entrada y si bien la emisión de bitcoins está limitada por construcción nada impide que surjan otras monedas electrónicas erosionando el valor de los mismos, como la aparición de un nuevo modelo de televisor hace caer el precio de los anteriores.

Para concluir, existe otro uso alternativo de los bitcoins. Los bitcoins pueden funcionar como método de procesamiento y gestión de pagos sin ser dinero. Si no se entiende piensen en PayPal. Paypal no es una moneda, pero brinda un servicio que facilita el uso de las monedas tradicionales en el comercio electrónico (entre otros servicios relacionados que la empresa provee). Suponiendo que bitcoin toma el lugar de Paypal y suponiendo que por lo tanto vale lo mismo que PayPal podemos calcular el valor de un bitcoin en 2.938 dólares. Este número sale de calcular el valor de EBay que es dueña de Paypal en 84.0001 millones de dólares y luego multiplicarlo por 40% que es la fracción de los ingresos de EBay que representa PayPal para luego dividirlo por las 11,5 millones de bitcoins que hay en la actualidad. Mi escenario más optimista es que las criptomonedas no reemplazan completamente a PayPal y los otros sistemas de pagos electrónicos pero le quitan una parte del mercado. Dentro de las criptomonedas, los bitcoins serían el principal jugador pero se verá forzado a competir contra Paypal y otras monedas vituales. Esta mayor competencia obviamente disminuye el valor de las empresas involucradas, transfiriéndoles ese menor excedente a los consumidores.


(1) Dado los datos disponibles este valor se calculó sumando el valor de mercado de las acciones de EBay que cotizan en bolsa más el valor de la deuda de la empresa a valor de libro.

Autor: Alejandro Rodríguez, Director del Departamento de Economía de la Universidad del CEMA.

Fuente: Revista UCEMA, Octubre 2013

1 comentario:

  1. Muy buen desarrollo en términos económicos sobre el valor del Bitcoin.

    De todas formas yo sería mucho más escueto en la respuesta, con respecto a la pregunta ¿Cuánto vale un Bitcoin?:

    "Lo que estén dispuestos a pagarlo".

    Esta respuesta es aplicable tanto al Bictoin como a cualquier otra moneda o bien. Dado que la economía no la considero una ciencia exacta, ya que interviene la percepción humana y nuestras percepciones pueden ser de todo menos "exactas", por ello ante una misma situación dos individuos experimentan percepciones distintas, de acuerdo a infinidad de factores (edad, entorno social, nacionalidad, situación económica, experiencias anteriores, etc, etc.).

    Un ejemplo claro se da en una economía dolarizada como la Argentina donde a lo largo de una jornada, el precio del Dólar (mejor dicho, del peso frente al dolar) fluctúa en amplios márgenes, sin que medie ningún hecho económico, como emisión de billetes, de deuda, modificación de tasas de interés, etc.
    Es muy común escuchar a los operadores de cambio, la frase "subió por los rumores del mercado...".

    Por ello en mi humilde opinión, en dicha fórmula se omite una variable ya que esta es imposible de calcular... la percepción humana.
    Evidentemente quienes generan la demanda actual, tienen unas perspectivas bastante optimistas, pero ojo.. se pueden venir abajo con un simple "rumor"...



    Saludos.

    Pablo Pérez
    rocanmar@hotmail.com

    ResponderEliminar

Instagram @SchmitzOscar