Breaking

viernes, 19 de septiembre de 2014

Bitcoin ¿una nueva economía o una nueva burbuja?

Las criptomonedas o monedas virtuales están en su apogeo. En el mundo son miles y miles los que se animan a invertir, otros no creen que sea realmente un negocio interesante. Y en el medio, muchos gobiernos preocupados por no saber cómo regularlas.

Bitcoin: la moneda que está en auge y que es el foco de atención cuando experimenta subidas repentinas en su valor, nació en 1999 a partir de un paper publicado por Satoshi Nakamoto. El mismo se titula “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System”

(Bitcoin: un sistema dinero electrónico par a par). En dicho documento se teorizaba acerca de una moneda digital, descentralizada, desregulada, independiente de cualquier gobierno, cuyo valor dependiera exclusivamente de la oferta y la demanda.

Poco tiempo después, un grupo de programadores concretó esta idea.

Hoy existen más de 20 monedas virtuales que surgieron a partir de los bitcoins, todas ellas descentralizadas y valorizadas exclusivamente según la oferta y la demanda. Pero la más importante y la que ha sobrevivido pese a las grandes fluctuaciones de precio que ha experimentado y a los varios ataques, es Bitcoin, la que dio origen a lo que puede ser el día de mañana una nueva economía mundial, una alternativa al dólar y al oro; o tal vez sólo una nueva burbuja.

Quizás para muchos sea solo una moda pasajera, un negocio de varios geeks que mañana puede quedar en el olvido o una iniciativa de especuladores a la cual es mejor llegar e irse temprano.

Pero la realidad es que ya se puede pagar con bitcoins desde una cerveza en muchos bares típicos de Londres, ropa de moda en varios sitios online, realizar donaciones a determinadas fundaciones filantrópicas, pagar cuotas de alguna universidad americana; hasta comprar un condominio de USD 2 millones en Trump Tower de Nueva York. Y si sumamos la preocupación de agencias de varios países por regularla o sus declaraciones respecto a estas monedas (FinCEN, en los Estados Unidos; HM Revenue & Customs en el Reino Unido; Bundestag -Parlamento alemán- en Alemania; FINTRAC en Canadá) es lógico pensar que pudieron llegar para quedarse.

¿Qué son los bitcoins?

Bitcoin es una moneda virtual o criptomoneda, por ser una moneda cifrada. Se crea con equipos informáticos adecuados para tal fin (en un principio con cualquier computadora, luego preferentemente con placas de video y actualmente debido a la potencia necesaria, solo con equipos destinados a tal fin) y se transfieren a billeteras virtuales de los usuarios.

Los bitcoins se van emitiendo gracias al poder de procesamiento de su propia red que está conformada por todas las computadoras que “minan” la moneda. La producción de los bitcoins y de cualquier criptomoneda se define metafóricamente como minería ya que el procedimiento para generarlas consiste en extraerlas de una mina virtual donde miles de trabajadores compiten por obtener este preciado instrumento de valor.

Ahora bien, ¿son realmente un instrumento de valor? El valor de esta y de todas las criptomonedas de este tipo está dado exclusivamente por la oferta y la demanda. Bitcoin creció de 10 dólares en diciembre de 2012 a 260 para principios de 2013 y cayó en un solo día a 60 dólares. Hoy ronda los 100 dólares y muchos esperan volver en un corto plazo a valores como el de principios de año.

Los bitcoins se comercializan en los denominados exchanges o páginas que actúan como sitios de intercambio. Allí se los puede comprar o vender por dólares americanos o intercambiar por otras monedas virtuales. Los exchanges funcionan como verdaderos tradings, como pequeñas bolsas de comercio donde uno puede comprar, vender, poner órdenes de compra o venta a valores que uno especule, etc. Es un gran entrenamiento financiero que además permite ganar dinero.

Pero ese dinero no puede ser retirado en todas partes. Son pocos los países que permiten transferir dinero de los sitios de intercambio a cuentas bancarias (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y algunos países asiáticos) y muchos de ellos están tratando de regular este tipo de actividad. Esto podría ser algo positivo ya que uno puede inferir que si los gobiernos quieren regular Bitcoin, es porque creen que no son una tendencia pasajera y saben que mucho dinero se mueve en el mundo de las monedas virtuales.

De alguna manera los intentos de regulación o las mismas prohibiciones de uso le confieren a las monedas virtuales valor como dinero.

En este punto es oportuno realizar una breve comparación entre bitcoin, el dinero fiduciario de uso corriente (dinero de curso legal en billetes, monedas, etc.) y el oro. Esto, porque bitcoin en apariencia no tiene ninguna entidad que lo controle ni ningún patrón que lo respalde, por lo que la desconfianza puede ser tan acertada o no como la confianza.

Veamos entonces algunas características que debe tener el dinero para considerarse tal y dónde se encuentran bitcoin en referencia a ellas:

Escasez
La escasez del dinero debería ser tal que crearlo o encontrarlo no sea fácil, pero sí que esté disponible de manera amplia. En este caso, tanto bitcoin como el oro responden positivamente a esta cualidad. No tanto así el dinero de curso legal que comúnmente en los ciclos de recesión es emitido por los gobiernos. Sólo existirán 21 millones de bitcoins lo cual está explicitado en el código del algoritmo que los va creando diariamente. Como dicho algoritmo está en poder de miles y miles de usuarios, no puede ser modificado para que se pueda crear una suma superior a los 21 millones programados.

DurabilidadLa durabilidad responde a la necesidad de que lo que se utilice como dinero no se degrade. En este punto los bitcoins y el oro responden positivamente ya que no se puede desgastar una moneda virtual y el oro es un material que en sí mismo no se degrada. El dinero de curso legal, en cambio, sí se desgasta. Por eso es necesaria una renovación de los billetes en circulación. Sin dudas, ni el oro ni los bitcoins responden positivamente a esto. Pero, en el caso de los bitcoins, con el pasar del tiempo puede llegar a suceder.

PortabilidadTodo material utilizado como dinero debe poder ser de fácil portación. Esta característica está sin duda en los bitcoins ya que los mismos pueden almacenarse en una billetera virtual de un teléfono celular como en una computadora. También lo está en el dinero de curso legal, aunque en menor medida, pero no en el oro. El oro es un material pesado, difícil de dividir y de almacenar como veremos en otras características.

DivisibilidadTodo instrumento de cambio debe permitir su división en unidades más pequeñas. El dinero de curso legal cumple con esta cualidad al poder dividirse en unidades pequeñas. También los bitcoins cumplen con la cualidad de divisibilidad. Estos, permiten su división en hasta ocho decimales. Su unidad mínima es conocida como un Satoshi en referencia a su creador. Pero el oro en cambio permite ser dividido pero no de manera tan simple. Para dividir el oro se necesita realizar un procedimiento de tipo de fundición, costoso y delicado.

AlmacenamientoCon el fin de funcionar como un depósito de valor, es necesario que sea capaz de almacenarse en grandes cantidades.
Tanto los bitcoins como el dinero de curso legal lo permiten. Aunque este último en menor medida. A mayor cantidad de dinero es mayor el espacio necesario para almacenarlo. Y el oro, por su parte, requiere de grandes bóvedas. En cambio los bitcoins sólo ocupan pequeños espacios de memoria en un una unidad de almacenamiento.

Uniformidad de valorTodas las unidades de lo que se utilice como dinero deben tener el mismo valor, la misma capacidad de ser utilizada e intercambiada. O sea, todo billete de 10 pesos debe valer 10 pesos. Todo bitcoin debe valer un bitcoin. Y así ocurre. Pero el oro está en una situación intermedia ya que si bien todo el oro es igual, existen diferentes niveles de pureza.

Dificultad para su falsificaciónCon el fin de que su valor sea confiable es necesario que no pueda multiplicarse de manera ilegal y fácilmente. Los bitcoins son criptográficamente imposibles de falsificar un bitcoin. La analogía más cercana sería intentar gastarlo dos veces, pero esto también presenta serias dificultades. El dinero de curso legal es claramente falsificable. Y con el oro, si bien no es tan fácil de hacerlo, ha habido casos de barras de material de menor valor cubiertas de oro para falsificarlas.
Al comparar las características del dinero a través del dinero fiduciario, el oro y los bitcoins, es difícil hacer caso omiso de las ventajas de estos últimos. Los mismos poseen las tres características fundamentales del dinero: es escaso, durable y de a poco comienza a ser aceptado como medio de pago en muchos lugares.


Autor: Hernán Maggini, Responsable del Departamento de Comunicación de la UCEMA.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram @SchmitzOscar