Breaking

viernes, 26 de septiembre de 2014

Bitcoin: Defensores, detractores y controladores

Muchos de los países que han comenzado a operar con bitcoins cuentan con muchos defensores que los prefieren tanto a la hora de realizar pagos por productos y servicios como para cobrar por ellos. Los comerciantes defienden el uso de bitcoins y lo priorizan ante las tarjetas de crédito ya que operar con bitcoins significa no tener que pagar ningún costo a ningún intermediario.

Las tarjetas de crédito, por su parte, suelen cobrar un porcentaje por cada transacción que los comerciantes realizan. Bitcoin se convierte así en una amenaza para ellas.

Las monedas virtuales, descentralizadas, sin autoridad de emisión ni de control, se perfilan entonces como una posible alternativa para evitar las tasas de servicio que cobran dichas compañías. Y la seguridad que proveen las criptomonedas frente a las falsificaciones de tarjetas de crédito y los robos de dinero, las ponen también en una posición muy favorable. Ahora, si uno pierde la billetera virtual con las criptomonedas, no hay forma de reclamarlas a nadie. Las criptomonedas son impersonales, sus tenedores son anónimos y los controles sobre ellas si bien están comenzando a verse, no permiten identificar a sus dueños.

En cuanto a los gobiernos que intentan regular el uso de los bitcoins o directamente prohibirlo, la discusión central pasa por dos ejes: el pago de impuestos y el lavado de dinero. Y muchos países ya están reglamentando el uso de criptomonedas. Algunos con una posición más liberal que otros. Quienes apuestan a que los bitcoins se convertirán sin duda en una moneda alternativa a cualquier otro medio de pago, ven el lado positivo de toda regulación. La fuerza con la que los bitcoins se están desarrollando y la importancia que cobra en los gobiernos, son puntos a favor en la evaluación que se puede hacer sobre la estabilidad de los bitcoins en el tiempo.

Veamos algunas posiciones de determinados países frente a las monedas virtuales y situaciones que merecen ser observadas.

Estados Unidos

En los Estados Unidos parece haber una multiplicidad de posiciones y en consecuencia multiplicidad de medidas (muchas de ellas contradictorias entre sí) en cuanto a los bitcoins y las criptomonedas.
En marzo de 2013, el FinCEN (la oficina de crímenes financieros en red, por sus siglas en inglés de Financial Crimes Enforcement Network, dependiente del Departamento del Tesoro Americano) elaboró un informe de orientación (the FinCEN Guidance Report). Se trata de un documento que básicamente establece las pautas de los requisitos legales para los diversos tipos de empresas de bitcoin. Las empresas y los individuos que simplemente usan los bitcoin como moneda para comerciar bienes y servicios se encuentran en un punto claro, pero los que comercian con otras monedas a partir de Bitcoins (como los sitios de intercambio, los mencionados exchanges) se definen legalmente como transmisores de dinero y necesitan tanto la licencia MSB federal (MSB por Money Services Business) y una licencia para transferencia de dinero (Money Transfer licence, MT por sus siglas en inglés) en cada estado en el que operan o tienen clientes.
Por otra parte, uno de los exchanges más populares, Mt. Gox, con base en Japón, sufrió el congelamiento de una de sus cuentas bancarias en los Estados Unidos. El Departamento de Seguridad Nacional, en cooperación con el gobierno del estado de Maryland, cerró una de sus cuentas y ahora puede estar en el proceso de una investigación criminal. El cargo: operar sin licencia de negocios de servicios monetarios.
Por otra parte, la Fundación Bitcoin, fundación que centraliza todo el desarrollo del software de los bitcoins, recibió una advertencia de cesar y desistir de sus actividades, de parte del gobierno del estado de California. Este grupo sin fines de lucro ha reclamado para sí el papel de la promoción, aceptación y desarrollo de Bitcoin, y se les exige que cesen y desistan de sus actividades como un transmisor de dinero. Pero la Fundación Bitcoin en sí misma no hace ninguna transferencia de dinero y no tiene nada que ver formalmente con Bitcoin más allá de pago de becas y un sueldo al desarrollador principal, Gavin Andresen.
Además, un informe de la GAO (Government Accountability Office), oficina de Contabilidad del Gobierno, ha mencionado varias veces a bitcoin por su nombre y detallando que los ingresos recibidos a través de monedas virtuales son afectados por impuestos. Esencialmente, la interacción económica en los sistemas de moneda virtual, donde el intercambio sólo es entre la moneda virtual y los bienes y servicios virtuales, sin dinero ni bienes que tienen algún valor fuera del entorno virtual, no genera renta imponible de impuesto. Pero las negociaciones entre los bienes físicos y la moneda digital, o los productos digitales y la moneda fiduciaria, están sujetas a impuestos.
Por último, a principios de agosto, un juez federal afirmó que Bitcoin es dinero o "una forma de dinero" (www.courthousenews.com/2013/08/06/Bitcoin.pdf).

China

La prensa especializada reconoce que China tiene un interés especial con los bitcoins. Muchos especulan que podrían utilizar esta moneda para competir contra el dólar estadounidense, para lograr que el comercio internacional mundial deje de efectuarse en dólares. Y para que la moneda de reserva mundial deje de ser el dólar. Claro que es una especulación. Pero lo cierto es que el canal oficial estatal de China transmitió un documental sobre los bitcoins. Se está mostrando en la televisión y explicando a la gente cómo se pueden usar en el pago de bienes y servicios. Y nada se transmite en la televisión estatal china sin la afirmación oficial. El partido nunca hace nada oficialmente, pero si está en la televisión, es porque está siendo aprobado. Además, la descarga del cliente Bitcoin (software) necesario para poder producir esta moneda experimentó una gran alza en sus descargas a principios de este año en China.

Canadá

El gobierno de Canadá especificó que los bitcoins son de hecho imponibles de impuestos en dos formas: si los bitcoins se proporcionan como ingresos o son vendidos como bienes y servicios, o corno ganancias de capital si un usuario de bitcoin compra bitcoins a un precio bajo y los vende a un precio mayor. Y fomenta explícitamente la aceptación de bitcoins en su economía. Incluso el Centro de Análisis de Transacciones Financieras y de Informes de Canadá (FINTRAC) ha enviado a varios exchanges de criptomonedas una carta en la que explican que no son alcanzados por las estrictas leyes contra el lavado de dinero. En la misma carta se informa que los exchanges no están vistos como un negocio de servicios monetarios en Canadá y no están alcanzados por las leyes referentes a delitos de lavado de dinero ni de financiamiento del terrorismo.

Alemania

Debido a un tecnicismo en la ley fiscal alemana, las ganancias de las ganancias de capital sobre los bitcoins (es decir, comprar barato y vender caro) son libres de impuestos si la compra y venta están separadas por al menos un año. Y recientemente el Exchange “Bitedin.de” ha firmado un acuerdo con Fidor Bank AG para que los clientes del banco puedan negociar bitcoins.

Reino Unido

Los exchanges de monedas virtuales que operan en el Reino Unido no tienen que registrarse en el departamento que recauda impuestos (HM Revenue & Customs-HMRC-) bajo las regulaciones orientadas a la prevención de lavado de dinero, según una carta enviada a Joel Jean-Luc Dalaís, director del exchange FY13-1K, que está por ser lanzado. Allí, HMRC sugirió que estaba manteniendo una estrecha vigilancia sobre Bitcoin y dijo que podría decidir cambiar su postura en el futuro sobre cómo la moneda digital es regulada. Y aclaró que si en algún momento HMRC reconoce a los bitcoins como moneda, entonces el exchange tiene que registrarse de inmediato sin ninguna correspondencia previa del HMRC, ya que será su responsabilidad el registro, bajo las regulaciones de lavado de dinero.

Holanda

El gobierno holandés ha confirmado que aunque los bitcoins no califican legalmente como dinero, los ingresos ganados en bitcoins siguen siendo tributables porque las leyes de impuestos pertinentes simplemente mencionan "ingreso" y no "los ingresos como dinero".

Tailandia

El Banco Central recomienda que, debido a la falta de leyes existentes, los controles de capital y el hecho de que Bitcoin se extiende a múltiples aspectos financieros; las siguientes actividades con bitcoin se consideran ilegales en Tailandia: comprar bitcoins, vender bitcoins, la compra o venta de bienes o servicios a cambio de bitcoins, envío de bitcoins a alguien situado fuera de Tailandia y recibir bitcoins de alguien situado fuera de Tailandia.
Evidentemente las posturas son tan amplias como la falta de información y de orientación para saber cómo tratar a las monedas virtuales. De hecho, muchos periodistas reconocen que la ignorancia sobre el funcionamiento de los bitcoins y de las criptomonedas en general genera mala información y en consecuencia opiniones y regulaciones opuestas.
En la Argentina son muchos los que se están volcando a invertir en bitcoins para salir del corralito al dólar y ganarle a la inflación. De hecho, la prensa mundial ha publicado mucho sobre la situación argentina y cómo los argentinos eligen esta moneda.
Prueba de ello es que entre junio y julio, la cuota argentina dentro de las descargas mundiales del cliente Bitcoin creció a más del doble, de poco más de 1% a casi el 3%. De hecho, de los países en el ranking top 50 de descargas del cliente Bitcoin en junio, Argentina es el único que aumentó su cantidad. Y si bien por el momento no hay manera de transformar las monedas virtuales en billetes reales, algunos pocos que tienen la suerte de contar con cuentas en el exterior si pueden hacerlo. Aunque la mayoría de los argentinos que invierten en bitcoins apuestan a que su valor aumentará exponencialmente en los próximos años, podo que no están interesados en venderlos por el momento.
Es curioso, por otro lado, ver como en los principales sitios de compra-venta onlineya los usuarios comenzaron a publicar sus productos aclarando que aceptan bitcoins y otras monedas virtuales.
Dentro de las personalidades del mundo online que están mirando a Bitcoin con confianza encontramos a los gemelos Winklevoss, famosos por demandar al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, por supuestamente haberles robado la idea de la red social. Los gemelos Winklevoss afirman poseer más del 1% de los bitcoins en existencia, esto sería aproximadamente 113.000 bitcoins. Y crearon un fideicomiso que emitirá acciones con valor de 0.2 bitcoins y planean con esta figura legal llegar a Wall Street.
David Marcus, Presidente del sitio de pagos anime Paypal, es otro que ha expresado su intención de trabajar con las monedas virtuales. De la misma manera, el sitio Webmoney, considerado el Paypal de Rusia. Por otra parte, David Thompson, Vicepresidente Ejecutivo y Director de Información de Western Union, reconoció en un artículo de Fox Business News que están observando de cerca el desarrollo de los bitcoins; al igual que en MoneyGram, Vicepresidente Senior para EE.UU. y Canadá, Peter Ohser, quien afirmó que fueron contactados para desarrollar negocios en el espacio de las monedas virtuales pero que por el momento no han realizado ninguna acción.

Antecedentes fallidos

En la Argentina, con la crisis de 2001 aparecieron en las grandes y pequeñas ciudades los famosos clubs de trueques. En ellos se intercambiaban bienes y servicios pero además funcionaban con unos vales a modo de billetes. Si un vendedor entregaba un bien a otro pero este no tenía nada que ofrecerle, le daba a cambio el valor del producto en vales para que lo canjee con otro vendedor del club.
Cada club emitía su propia moneda la cual sólo podía utilizarse en dicho club, y fue justamente la emisión descontrolada uno de los factores que hizo fracasar el desarrollo de esta economía doméstica. Por otro lado, cuando el mercado argentino comenzó a mostrar más liquidez y la gente tenía más pesos en sus bolsillos, los vales de los clubes de trueque ya no eran tan deseados como antes. Su demanda bajó a tal punto que desaparecieron.
Actualmente la Argentina vive una situación similar de iliquidez de dólares, por eso los bitcoins se presentan como una alternativa tentadora. No sólo para los que realmente creen que en unos años su valor se multiplicará, sino para aquellos con intenciones de hacerse de dinero para viajar, comprar online o revender escapando a la inflación y al cepo cambiario.
La diferencia entre los clubes de trueque y los bitcoins radica primero en que la emisión de bitcoins está limitada tecnológicamente a 21 millones. Y, segundo, en que es una moneda que trasciende cualquier frontera. Su explosión en popularidad se observa conjuntamente con la explosión de la crisis económica en Europa. Dicha popularidad ha aumentado en gran parte por la incertidumbre sobre Chipre y el temor a una posible ruptura del euro.
Pero como ya se ha mencionado, nada ha impedido la generación de nuevas monedas virtuales y que estas se fagociten entre sí antes de llegar a verse maduras y firmes.
Otro antecedente y seguro el más representativo de los últimos tiempos es la caída de Liberty Reserve por medio de la cual se blanquearon aproximadamente USD 6.000 millones, gracias al anonimato y a que carecía de controles estatales. Liberty Reserve, que operaba desde Costa Rica y en los Estados Unidos, España y Holanda, utilizaba una moneda virtual, los LR. Con ellos se llevaban enormes cantidades de dinero de un país a otro hasta finalmente hacerlos efectivo por medio de los lugares de cambio destinados a tal fin (comprar y vender LR). El caso concluyó con decenas de detenidos en mayo de este año y el descubrimiento de actividades ilícitas desde lavado de dinero hasta apuestas ilegales. Este antecedente sin dudas influye de manera considerable en los bitcoins ya que, en un principio, eran utilizados en la denominada Deep Web, como moneda de cambio en un sitio de compra y venta de productos ilegales, Silk Road. La diferencia con los LR es que estos son un sistema centralizado en el cual cada LR tiene como respaldo un monto fijo en dólares. En cambio, los bitcoins no tienen respaldo en ningún otro tipo de moneda, más allá que a ellos también se les dio un uso para actividades ilegales en sus comienzos. Ahora, su esparcimiento en cientos de comercios físicos y online de todo el mundo prueba que sin dudas ha logrado quitarse el mote de moneda de pago en actividades prohibidas.
En cuanto a fallas relacionadas con errores tecnológicos y especulaciones humanas, encontramos monedas virtuales que no han sobrevivido ni un año en los últimos dos o tres. Tenebrix, una criptomoneda creada en 2011, tuvo un lanzamiento mal manejado.
El promotor extrajo antes de su lanzamiento siete millones de monedas para sí mismo. Cuando esto se supo, la moneda fue un rotundo fracaso. Otra criptomoneda que falló en sus inicios fue Fairbrix, que por un error de programación dejó de producir los bloques de información necesarios para su generación. Pero los mismos creadores de Fairbrix están ahora desarrollando Litecoins, considerada por la comunidad de monedas virtuales la plata al oro de bitcoin.
Esto de crear nuevas monedas ya sea intentando sortear controles gubernamentales o para refugiarse de la inflación, no es nuevo. Son numerosos los antecedentes que se pueden encontrar en los últimos diez o doce años, y todos ellos han sido fallidos. ¿Por qué entonces Bitcoin debería ser la excepción? La verdad, no se puede estimar la razón. Pero por el momento viene en un camino de subida con un empuje dado por cientos de miles de usuarios en todo el mundo como nunca se había visto antes. Y, en Argentina, si bien no era una tarea difícil, se registran más compras de bitcoins que de Cedines.


Autor: Hernán Maggini, Responsable del Departamento de Comunicación de la UCEMA.
Fuente: Revista UCEMA, Octubre 2013

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram @SchmitzOscar